Tras la detención de 167 miembros de la organización “Pueblos Unidos”, el gobernador de Michoacán, Alfredo Ramírez Bedolla, rechazó que en esa entidad existan autodefensas, a la vez que calificó a los grupos que se denominan de esa manera como brazos armados de la delincuencia organizada.

Entrevistado la mañana de este lunes por la periodista Carmen Aristegui, el mandatario morenista aseguró que todos los grupos que se reivindican como autodefensas “son un brazo, un dedo o una mano de alguna banda de la delincuencia. No puede haber grupos de autodefensas, eso fue una falacia, eso fue una mentira”.

Subrayó: “Ningún grupo de autodefensa es de autodefensa. Son grupos ligados y que estuvieron ligados con grupos de la delincuencia organizada o están ligados también con bandas de la delincuencia. Eso es un hecho. No podemos seguir. Pareciera de repente muy llamativa la idea, ¿no?, de autodefensas como si estuviéramos en el viejo oeste o si fuera una película de vaqueros”.

Ante otro cuestionamiento de Aristegui, Ramírez Bedolla consideró “un desastre” el reconocimiento que en su momento hizo Alfredo Castillo Cervantes –excomisionado para la Seguridad y el Desarrollo Integral de Michoacán– de “grupos armados fuera de la ley, las autodefensas”, lo que a su juicio no da resultados.

En relación con las 167 personas provistas de armas largas, detenidas el pasado sábado en Uruapan cuando se desplazaban en más de 25 camionetas balizadas con la leyenda de “Pueblo Unidos”, el jefe del Ejecutivo michoacano cuestionó:

“¿De dónde consiguen ese armamento? Es decir, por supuesto que están ligados con grupos, con bandas delincuenciales. No hay otra respuesta. No se necesita ser experto en seguridad para entender esta situación”.

Comentó que el operativo, en el que participaron elementos de corporaciones estatales y federales, fue pacífico y no se disparó ni una sola bala. “Fue una acción perfectamente coordinada, ahora sí que una acción muy rápida”.

El gobernador describió: “Este grupo entró por una comunidad que se llama Toreo el Alto, en la parte oriente de Uruapan, y se introdujo en las brechas. Nos llamó la atención el número de vehículos y aproximadamente hicimos un cálculo de cuántas personas iban en sus vehículos con armas, visiblemente armados, y se decidió actuar de inmediato”.

En el éxito del operativo, “ayudó muchísimo” el hecho de que se tomó por sorpresa al grupo armado, puntualizó Ramírez Bedolla.