El embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar admitió que la seguridad de ambos países es una responsabilidad compartida. “Controlar el tráfico de armas ilegales hacia México es crucial para la seguridad de ambos países, y nuestros esfuerzos ya están dando frutos”.

En el marco del Entendimiento Bicentenario para la Seguridad, la Salud Pública y las Comunidades Seguras adoptado en octubre pasado, resaltó que el gobierno de Estados Unidos a todo nivel está enfocado en combatir el tráfico ilegal de armas.

“Gracias al liderazgo del presidente Joe Biden y el apoyo bipartidista del Senado de los Estados Unidos, ahora podemos tipificar al tráfico de armas como un delito federal”, expuso.

Explicó que el marco legal no solo servirá como una herramienta para frenar el tránsito ilegal de armas del norte hacia el sur, “sino que también nos ayudará a fortalecer la seguridad de las familias mexicanas y estadunidenses”.

Resaltó las disposiciones legales firmadas por Joe Biden enfocadas en prohibir que alguien deliberadamente compre o conspire para comprar un arma de fuego en nombre de una persona que sabe o tiene motivos razonables para creer que tiene prohibido recibir un arma de fuego, o que tiene la intención de usar el arma de fuego para cualquier delito federal o estatal.

Además, prohíben que una persona transfiera o reciba, o bien, intente o conspire para transferir o recibir un arma de fuego si sabe o tiene motivos razonables para creer que el uso, porte, posesión o recepción constituiría un delito federal o estatal.

De igual forma, está prohibido transferir un arma de fuego o municiones a una persona que sabe o tiene motivos razonables para creer que pretende vender o disponer de otra manera del arma de fuego o municiones en fomento de cualquier delito federal o estatal.

Entre otras cosas, aumentan las penas máximas de prisión por transferencia y posesión ilegal de armas de fuego de 10 a 15 años, y hasta 25 años si se pretende usar un arma de fuego comprada fraudulentamente para cometer un delito federal o estatal.

“Reafirmamos nuestro compromiso de seguir trabajando a favor de nuestra seguridad compartida a través del Marco Bicentenario, la base de una nueva era en nuestro trabajo conjunto para beneficiar a los pueblos de ambos países”, indicó.