El mal tiempo provoca tormentas eléctricas y lluvias intensas en gran parte de México.

En las últimas horas se detectaron 3 áreas de inestabilidad que están ocasionando lluvias muy fuertes en Jalisco, Michoacán, Nayarit y Colima, en el occidente del país. Mientras que la segunda zona de chubascos afecta el Valle de México, Hidalgo, Guerrero y Oaxaca.

La tercera área se localiza en el norte, principalmente en Tamaulipas y Nuevo León.

El desbordamiento del río “La Pasión” en Tizapán El Alto, Jalisco, inundó decenas de viviendas.

En la Zona Metropolitana de Guadalajara las lluvias iniciaron desde la madrugada.

“Salimos a la misma hora casi diario y ahora se soltó la mera hora de la salida ¿se veía venir? no pintaba para que estuviera así ¿a dónde vas? a trabajar hermano”, señaló Gerardo.

Usuarios de la Línea 1 del Tren Ligero se quedaron atrapados en la estación Periférico Sur.

En los límites de Tlaquepaque y Tlajomulco, al menos 10 vehículos fueron arrastrados por la corriente.

“Yo venía perfectamente bien y de repente me encontré con que ya estaba inundado y me subió ahí, me arrastró, literal, pienso yo que el metro, subió”, insistió Armando.

En Michoacán, el desbordamiento de arroyos y canales afectó a los habitantes de nueva Italia, municipio de Mugica, en la zona de Tierra Caliente.

En el Mercado Municipal el nivel del agua alcanzó el metro de altura. Locatarios perdieron parte de su mercancía.

En Monterrey, desde el amanecer se perfilaba un día lluvioso y las inundaciones complicaron el tránsito.

También en Saltillo, Coahuila, la lluvia empezó desde temprano y afectó principalmente el oriente de la capital.

“Yo no puedo cruzar, ahorita a ver cómo le hago para pasar, desde como a las 7 de la mañana, iba a ir al mercado y pues no, hasta ahorita ya voy así”, insistió Simona Gallego, de Saltillo.

En la Ciudad de México, la lluvia de esta tarde dejó encharcamientos y árboles caídos, principalmente en Gustavo A. Madero, Cuauhtémoc y Azcapotzalco. En esta última alcaldía, en la colonia Pasteros, el derribo de un árbol dañó el cableado eléctrico y telefónico.

Y en Culiacán, Sinaloa, un hombre se tomó con filosofía la inundación que afectó al centro de la ciudad. En plena calle se sentó a tomar una cerveza.