La pandemia no sólo ha dejado pérdidas millonarias para el turismo, sino también deudas impagables por la parálisis del sector y que amenazan el patrimonio de miles de empresarios.