Con globos blancos que lanzaron al cielo y aplausos imparables fueron despedidos por familiares y amigos, los niños mazahuas Alan Yahir y Héctor Efrain, de 12 y 14 años respectivamente.

La calle Pensador Mexicano se cerró y solo quienes convivieron con ellos y su familia estuvieron presentes en las exequias. Las investigaciones señalan que los menores sufrieron lesiones degradantes como mutilaciones de falanges y orejas.

Sus verdugos los seccionaron y sus restos los depositaron en bolsas y cajas de plástico que abandonaron en Belisario Domínguez y República de Chile, colonia Centro.

El sospechoso Edgar “Z”, detenido con el diablito y las cajas con los restos, fue enviado al Reclusorio Oriente y un juez le dictó prisión preventiva oficiosa. cc a la zona de Pueblo Nuevo en Toluca donde se llevó a cabo la inhumación. Familiares que pidieron no se grabaran sus voces, ni imagen de sus rostros, señalaron que ambos chicos eran personas honradas y ayudaban a sus padres en la venta de artículos de temporada.

Es de recordar que los familiares acudieron desde el sábado pasado inicialmente a la Agencia del Ministerio Público Cuauhtémoc 4, donde fueron turnados a la Fiscalía para personas desaparecidas. Los familiares de ambos niños, mencionaron que Alan y Héctor, acordaban verse por la noche para acompañarse y acudir juntos a vender dulces en diferentes calles, principalmente en Eje Central y Donceles.

Esa noche -27 de octubre- ninguno regresó a casa, en la colonia Centro, lo que alertó a sus respectivas madres. Investigaciones En cuatro días nada se supo de los menores, se intensificó su búsqueda en calles del Centro Histórico y la tragedia se supo con el hallazgo de sus cuerpos la madrugada del domingo 1 de enero y el arresto del sospechoso.

El Ministerio Público inició la carpeta de investigación CI-FIEDH/2/UI-1C/D/00279/11-2020 por el delito de Homicidio Calificado. Las investigaciones refieren que miembros de La Unión Tepito son los responsables del doble crimen. De hecho, las indagatoria a advierten que dos sujetos llevaban el diablito con las cajas y los restos humanos; estas se cayeron y se retiraron. Posteriormente contrataron por 200 pesos a Edgar “Z”, para que finalizara el trabajo de tirar los cuerpos, pero al levantar las cajas, policías de SSC lo capturaron.