Por unanimidad, el pleno del Senado aprobó reformas que establecen nuevas reglas para la emisión de alerta de violencia de género contra las mujeres.

El objetivo es mejorar el mecanismo para que permita a los tres órdenes de gobierno actuar de forma rápida y con la debida diligencia para garantizar el derecho de todas las mujeres mexicanas a no ser violentadas.

Las modificaciones incluyen todas las etapas de una alerta de violencia de género desde la presentación de la solicitud hasta su levantamiento.

“Estamos estableciendo plazos claros para el trámite inicial de la alerta, de tal manera que se acorten los plazos para su declaratoria. El grupo contará con 30 días para analizar los hechos de violencia denunciados y presentar conclusiones que incluyan propuestas de acciones y medidas preventivas, medidas correctivas de atención, de seguridad, de procuración e impartición de justicia y de reparación del daño según corresponda… El tiempo entre la admisión de una solicitud de alerta y la declaratoria no puede exceder de 45 días”, dijo Malú Micher, presidenta de la Comisión de Equidad de Género.

Contexto de violencia feminicida
La alerta se emitirá cuando exista un contexto de violencia feminicida, caracterizado por el incremento persistente de hechos o delitos que involucren violaciones a los derechos a la vida, la libertad, la integridad y la seguridad de las mujeres, adolescentes y niñas en un territorio determinado.

También, cuando existan omisiones documentadas y reiteradas, por parte de las autoridades gubernamentales, en el cumplimiento de sus obligaciones en materia de prevención, atención, sanción y acceso a la justicia para las mujeres, adolescentes y niñas o, se presente un agravio comparado que impida el ejercicio pleno de los derechos humanos de las mujeres, adolescentes y niñas.

Senadoras y senadores informaron que durante 2021, en el contexto de la pandemia, la violencia intrafamiliar creció en un 21 por ciento respecto a 2020; y en el abuso de niñas y niños creció en 32 por ciento.