Vecinos afectados por el derrumbe del cerro del Chiquihuite, en Tlalnepantla, Estado de México, se niegan a dejar sus casa y trasladarse a un lugar seguro, por miedo a los actos de rapiña