Con la finalidad de garantizar el derecho de su comunidad a la cultura física y el deporte, así como promover estilos de vida más saludables, la Unidad Académica Profesional Cuautitlán Izcalli de la Universidad Autónoma del Estado de México incrementó el equipamiento de su gimnasio.

El promotor deportivo de este espacio universitario, Rodrigo Ángel Muro Soto, destacó la gestión de la coordinadora del campus, Laura González Santos, e indicó que recientemente el gimnasio fue remodelado. “Con la finalidad de tornarlo en un espacio más digno para los usuarios, se le colocó cemento e instaló equipo nuevo”.

Ahora, señaló, los estudiantes, catedráticos y trabajadores universitarios tienen a su disposición cuatro caminadoras eléctricas, cinco escaladoras, seis bicicletas, un gimnasio multifuncional, una remadora y una banca para abdominales, además de dos áreas de tatami y costales de box.

El servidor universitario refirió que la reactivación del gimnasio de Cuautitlán Izcalli se llevó a cabo de manera paulatina y en la actualidad, este espacio, que tiene una capacidad máxima de 40 personas, es usado de manera simultánea por un máximo de seis a fin de conservar las medidas sanitarias que prevalecen en la Autónoma mexiquense.

Para hacer uso de las instalaciones, sostuvo, la comunidad tiene que reservar vía telefónica. Diariamente, manifestó, se desinfectan meticulosamente las instalaciones y los usuarios tienen que adoptar las medidas esenciales de sanidad como el uso de cubre bocas y careta, además del uso frecuente de gel antibacterial.

“No pasan sin cubre bocas. Están obligados a guardar la sana distancia y, además, establecimos realizar ejercicio 15 minutos con cubre bocas y cinco minutos descubriéndose la nariz, pero no la boca”, dijo.

Rodrigo Ángel Muro Soto consideró necesario, luego del confinamiento sanitario consecuencia de la pandemia, llevar a cabo las acciones que faciliten que los integrantes de la comunidad universitaria retomen la activación física y la práctica de algún deporte.